Utilizamos la metodología comunicativa con un aprendizaje cíclico. Los alumnos van evolucionando y superando niveles.

Nuestras clases son comunicativas, los alumnos aprenden y sobre todo practican lo que van aprendiendo.

Las clases se desarrollan íntegramente en el idioma a aprender, de esta manera los alumnos se van familiarizando con la pronunciación, el acento y el ritmo del nuevo idioma.

Fomentamos la participación de los alumnos en clase, donde trabajan individualmente, por parejas y en grupos.

Desde el principio damos mucha importancia a hablar y entender y, según la edad y capacidad del alumno, vamos introduciendo la lectura y la escritura.

El vocabulario

Se encuentra contextualizado para que los alumnos aprendan combinaciones léxicas más que listados de palabras sueltas.

La gramática

Mediante ejercicios inductivos que ayudan al alumno a comprender el uso de determinadas estructuras a través de ejemplos y combinándolos con ejercicios deductivos en los que se presenta primero la regla; los alumnos van desarrollando un conocimiento contextualizado de las diferentes estructuras de la lengua. De este modo el alumno puede ver la gramática como algo vivo y no como unas reglas a memorizar.

La comprensión oral

El hecho de desarrollar la clase íntegramente en el idioma extranjero favorece el desarrollo de la comprensión oral.

Desde las normas más básicas del aula hasta las explicaciones se llevarán a cabo en el idioma estudiado.

La expresión oral

Los alumnos se van acostumbrando paulatinamente a expresarse en otra lengua pero hay que tener en cuenta que en este proceso es lógico que no empleen todo el tiempo dicho idioma puesto que necesitan un periodo de adaptación en la adquisición del mismo.

En todas las etapas es importante que los alumnos entiendan la funcionalidad del lenguaje, que vean que lo pueden utilizar en situaciones reales.